sábado, 9 de marzo de 2013

¿Las impresoras se cansan?

He tenido clientes que me han dicho que al momento de mandar a imprimir un documento, de varias páginas, el equipo realiza las impresiones de las 10 o 15 primeras páginas a una velocidad "normal" y que luego “como que se cansan…”. Aunque no lo crean, esto tiene una explicación.

Primero debemos saber cómo trabajan las impresoras, en mi caso hablaré de las inyección de tintas de la marca Hewlett-Packard y Seiko Epson, ya que cada empresa tiene su propia tecnología de cabezales o, en algunos casos, utilizan tecnología desarrollada por terceros.


En los ejemplos citados a continuación hablaremos de equipos destinados para el hogar y/o pymes

Los cabezales de impresión Hewlett-Packard (HP)


HP ha optado por el uso de cabezales desechables, la filosofía es sencilla, cada cartucho de tinta HP viene integrado básicamente por el depósito de tinta, la tinta, el cabezal y los contactos o cable plano de comunicación, por consecuente tienen un precio mayor. Hewlett-Packard utiliza la tecnología desarrollada por Canon llamada Bubble Jet System ó Térmica.
¿Qué es Bubble Jet?, A finales de los 70’s en los laboratorios de investigación y desarrollo de Canon durante una jornada de trabajo, por accidente un cautín para soldar toco la aguja de una jeringa llena de tinta causando que esta saliera rociada desde la punta, un investigador testigo de este fenómeno determinó que en lugar de presión, el calor se pudiera usar para inducir la inyección de tinta, había nacido así el sistema Bubble jet.

Los cabezales de impresión Epson


Epson utiliza una tecnología alternativa desarrollada por ellos mismos, el Cabezal de Micro-Piezoeléctrico. Comprende de una pieza de cerámica, situada en la parte superior de la cavidad, que es atraía de manera eléctrica, esto  produce una deformación que expulsa la tinta. Similar al cuentagotas que al momento de presionar la bomba esta expulsa el líquido por la boquilla.

Los puntos a favor de esta tecnología es que la tinta no cambia su temperatura, lo que podría provocar un daño en los pigmentos de la tinta y cambio de viscosidad de la misma. Como es un cabezal integrado a la impresora, al momento de reemplazar el cartucho de tinta no se reemplaza el cabezal, lo que hace disminuir los costos en los consumibles.

El punto en contra es que el cabezal no es desechable, se encuentra integrado en la impresora y al momento de dañarse no podrá ser reemplazado de manera similar al sistema Bubble Jet, y el costo es elevado.

Ya sabemos cómo trabajan los corazones de las HP y Epson, ahora vamos a conocer por qué baja la velocidad al momento de imprimir en gran volumen.


Cada cabezal tiene sensores de calor y controladores que están en constante monitoreo, porque la tinta puede perder calidad a alta temperatura. En el caso de los cabezales Epson no trabajan con calor, pero el movimiento del piezoeléctrico sí lo genera. Los cabezales térmicos también tienden a aumentar la temperatura.

Mantener una temperatura adecuada. Es por ello que la velocidad de la impresión tiende a bajar después de varias páginas impresas, la idea es que la calidad no se vea afectada.

No hay una cantidad estimada de páginas impresas que indica que debe bajar la velocidad, hay muchos factores que juegan en esto (la calidad de impresión solicitada, el tipo de papel, la temperatura del ambiente, la cantidad de impresiones ya realizadas, tamaño de barrido, etc, etc..).

Si notan que su impresora realiza las primeras 10-15-20 páginas a una velocidad “normal” y luego baja ya saben el por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario